La mosca que molesta pero nadie espanta.

Me preguntan si soy psicologa, y les digo, no, solo soy  un madre, me preguntan si soy escritora, y respondo, no, solo soy peluquera, me preguntan si soy un alto cargo de la Federación Española de Asociaciones de TDAH, y les digo, no, y en este momento ni  socia de ninguna asociación federada. ¿Entonces, tu quien eres? ¿porque sabes tanto de TDAH, conoces a tanta gente de este mundillo, has escrito un libro sobre el tema, hay un par de artículos en revistas publicados tuyos, has intervenido como ponente en jornadas, charlas, en programas de radio, y te siguen casi 20. 000 personas por las redes sociales relacionadas o vinculadas al TDAH?

Mi respuesta es siempre la misma, soy una simple y llana afectada como cualquier otra, y que mi implicación por dar a conocer el trastorno coincide con el diagnostico de mis hijos, afianzado posteriormente cuando lo fui yo, ha ido aumentando día a día hasta lo que es hoy, ni más ni menos.

El TDAH se ha convertido en la razón de mi existir forjado a fuego lento, y yo misma me he marcado un listón muy alto, el  mismo que me conduce y obliga a no desistir de llegar a él mientras mi cuerpo aguante.

El mundo entero ha de saber que el TDAH existe, en él hay millones de personas afectadas diagnosticadas, pero muchas más sin diagnosticar y, todas ellas han de recibir su justo tratamiento para que sus vidas tengan las mismas posibilidades que la de cualquier otra no afectada. Por todo ello en abril de 2012 a través de las redes sociales un impulso me llevo a crear la petición a la OMS de “Un día para la concienciación del TDAH mundial”, petición que tras dos intensos años de trabajo por miles de personas que se movieron junto a mi, y que finalmente gestiona la Federación Española de Asociaciones de TDAH,  en la actualidad sigue a la espera ver su fruto.

Parlamente el libro que escribí durante tres años antes  de esto relatando mi experiencia personal, vio la luz. Así que, supongo que mi sin parar por congresos, y a pie de calle implicando a miles de personas por el TDAH, y mi  incesante actividad por distintas redes sociales vía internet  hasta el día de hoy, sea la responsable de que muchas personas cuando me conocen me pregunten si soy psicóloga.

Anuncios